Pico y placa Martes 7 y 8

Julián Ausecha Ordóñez… Protector del medio ambiente

JULIÁN AUSECHA ORDÓÑEZ… PROTECTOR DEL MEDIO AMBIENTE

Cuidar y proteger el medio ambiente y los recursos naturales es un sentimiento que el concejal del Municipio de Popayán, Julián Ausecha Ordóñez, tiene pegado a su piel, es algo que nace de su corazón. Desde hace 9 años y a través de la Fundación Ambiental AUSFER, Tejiendo Redes de Bienestar Comunitario, realiza esta labor como voluntariado. Enseña y promueve en las comunidades, especialmente en los niños, jóvenes y escolares el respeto y amor por la naturaleza, un ejercicio que le ha dejado una enriquecedora experiencia y grandes satisfacciones personales y profesionales. En Popayán, la Fundación Ambiental AUSFER tiene su radio de acción en las veredas La Mota y Santa Rosa, al igual que en las comunas 2, 5 y 6 de la ciudad donde desarrolla y apoya distintos proyectos sociales y comunitarios con la ciudadanía. También está vinculada con el fomento del deporte formativo, recreativo y comunitario.

El pasado 18 de septiembre de 2018, el equipo de comunicaciones de la Corporación Edilicia acompañó al concejal Ausecha y a su equipo de profesionales a una jornada ambiental en el Municipio de Jambaló, al oriente del Cauca. Salimos de Popayán a las 4:30 de la mañana y llegamos a Jambaló 2 horas después, un viaje tranquilo y matizado por la belleza del paisaje. Hacía frío, el pueblo empezaba a despertar y el sol acariciaba suavemente las imponentes montañas, generando una multiplicidad de colores, un collage de bellas imágenes. Nos trasladamos a la sede de la Fundación y allí desayunamos. Julián, con su liderazgo, organizó con su equipo de colaboradores las tareas que cada quien debería cumplir durante el evento. De ahí partimos rumbo a la vereda denominada “El Picacho” por una carretera destapada y con muchos “baches”. 40 minutos después arribamos al sitio donde nos estaba esperando el presidente de la Junta de Acción Comunal, Iván Marino Rivera.

Había llegado la hora de caminar y la inclinada topografía nos esperaba impávida. Julián, Diana, Liceth, Iván Marino y yo, tomamos aire y empezamos a subir por un camino “culebrero”, como una especie de cicatriz que se abre  paso entre la montaña y nos señalaba el recorrido. Un sol radiante y picante nos cubría haciendo más dura la empinada cuesta. Cada vez el terreno tomaba un mayor desnivel, agitando la respiración de los caminantes. El grupo era encabezado por Iván Marino, un indígena curtido y acostumbrado a este tipo de ejercicios, quien nos daba ánimo. Avanzamos con paso firme hacía el objetivo: “El Picacho”, un imponente cerro a más de 3 mil metros sobre el nivel del mar, al que llegamos luego de un gran esfuerzo físico pero aliviados por la belleza y magia del lugar, un verdadero paraíso natural en los límites entre Jambaló y Toribío.

“Aquí vamos a recuperar 49 hectáreas, ubicadas en 19 veredas del municipio, deterioradas por las quemas, la tala, la minería ilegal, los cultivos ilícitos y la deforestación del bosque nativo” afirmó, con alegría y regocijo, el concejal Ausecha. Agregó que con esta labor, la cual se realizará con los habitantes de la zona, la Guardia Indígena y la Junta de Acción Comunal se busca darle vida a la montaña y con ello proteger las fuentes de agua y los riachuelos que brotan de estas tierras, garantizando así el preciado líquido a las futuras generaciones.

Mientras Julián daba declaraciones a la prensa, la Ingeniera Forestal, Liceth Yurani Arboleda, se movía como pez en el agua por entre la maleza y los helechos que cubrían el terreno, en compañía del presidente de la Junta Comunal, haciendo las mediciones con el GPS Satelital para delimitar las áreas donde se hará la siembra de los árboles en los próximos días por parte de la Fundación Ambiental AUSFER. Esta labor nos dio una pausa para tomar un nuevo aire, descansar un poco, relajar los músculos y prepararlos para el regreso. En la cumbre de la montaña, el concejal Julián y el resto del equipo sonreíamos, estamos contentos y felices de haber cumplido la misión a pesar del cansancio y el sol canicular.

El trabajo que desarrolla la Fundación Ambiental AUSFER, Tejiendo Redes de Bienestar Comunitario en el Cauca, está encaminado a proteger cuencas hídricas que están alrededor de los acueductos comunitarios de la región, crear conciencia y sensibilización en la población sobre la importancia de cuidar y proteger los recursos naturales, especialmente el agua. Esta labor social, comunitaria y ambiental se lleva a cabo con las Juntas Comunales del Municipio, la Guardia Indígena y la comunidad en general, quienes han demostrado su enorme compromiso con este proyecto de vida. Dentro del equipo de trabajo hay ingenieros forestales, ecólogos, tecnólogos ambientales y sicólogos, quienes orientan las actividades desde el punto de vista técnico, empoderan a las comunidades en la siembra y mantenimiento de los árboles. Además, les enseñan hacer viveros para que ellos cultiven y sean multiplicadores de este conocimiento. Promueven en los pobladores el espíritu del reciclaje, las mingas y la conservación de microcuencas.

A través de la fundación se presentan proyectos de inversión social a nivel regional y nacional, con el fin de canalizar recursos para la financiación de las actividades comunitarias, sociales y ambientales que buscan la protección del medio ambiente. En aras de la trasparencia en el manejo de los recursos gestionados, se crean Comités de Veeduría Ciudadana para que vigilen que los dineros conseguidos sean administrados e invertidos con absoluta pulcritud. “Este es un trabajo en equipo, hay mucha comunicación, se hacen las mingas, los talleres y las mesas de trabajo y lo más importante es que todos trabajamos y los resultados se ven, hemos recuperado 123 ojitos de agua y se han fortalecido 14 acueductos comunitarios que abastecen a la comunidad”, dijo Julián Ausecha, líder de esta iniciativa ambiental.

La Fundación Ambiental AUSFER, Tejiendo Redes de Bienestar Comunitario, comenzó en un municipio y ya hace presencia en 13, contribuyendo al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades caucanas. “La idea es convertirla en una entidad pionera en el cuidado del medio ambiente y gestora de proyectos sociales en beneficio de la comunidad”, puntualizó el concejal Julián Ausecha Ordóñez.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.